Como no gestionar Kafka y ser feliz